viernes, 26 de julio de 2013

EL TIGRITO QUE SE MORDÍA LAS UÑAS

sleeping

Erase una vez un tigrito muy travieso que tenía la costumbre de morderse las uñas. Su madre todos los días le regañaba.
-Deberías observar a tus amiguitos. Ellos tienen las uñas largas y lustrosas. Tú, en cambio...
Pero Tigrito no hacía caso y seguía mordiéndoselas.
Un día que estaba jugando con sus amigos, todos se subieron a un árbol, pero él no pudo seguirlos porque sus uñas resbalaban por el tronco.
-¡Oh, no puedo agarrarme al tronco de este árbol! ¡Si tuviera uñas como ellos!
Sus amigos le llamaban desde arriba. Él, lleno de vergüenza, se escondió detrás de un matorral y desde aquel día no volvió a morderse las uñas.

"La experiencia es la mejor maestra"

Fábulas - Ediciones Susaeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario